REGÍSTRARME

Columnas

Editorial

Música para curar

por José Nova
José Nova

compartir

Es incuestionable la trascendencia que tiene la formación de la Orquesta Sinfónica Penitenciaria. Porque la música, tomándole la palabra al maestro Michel Camilo, tiene un poder inmenso, es el lenguaje más íntimo del alma, tiene un idioma universal, eleva el espíritu y nos hace mejores seres humanos.

Aunque lo mejor sería que el encuentro entre estas personas, que hoy están privadas de su libertad, y la música ocurra antes, como forma de alejarlo a tiempo de esos delitos, no se puede negar el poder curativo de las notas del pentagrama que cobran vida a través de los diversos instrumentos. Es a la vez loable el trabajo del Ministerio de Cultura y la Procuraduría General de la República, quienes buscan reformar con la Sinfónica Penitenciaria a hombres y mujeres que cumplen diversas penas. Y lo mejor, que descubran la luz al final de la música y sus capacidades en beneficio de la sociedad.

En la presentación del proyecto, con la presencia de internos  de Najayo-Hombres y Najayo-Mujeres, el procurador general, Francisco Domínguez Brito, lo calificó como un hecho sin precedentes, no sólo en nuestro país sino en todo el Caribe y Latinoamérica. De esta manera, la República Dominicana se convierte en la segunda nación de la región con una orquesta sinfónica dentro de su sistema penitenciario.

Comparte tus comentarios con nosotros y tus amigos desde nuestra página en facebook BUREORD
comments powered by Disqus

Más Artículos