REGÍSTRARME

Columnas

La hegemonía de la comedia en el cine dominicano

Editorial

por José Nova
José Nova

compartir

El tema de la comedia es uno de los aspectos más debatidos en la cinematografía dominicana. Es tan apasionante como las discusiones que se levantan en algunos círculos sobre la tendencia de los directores en preferir figuras de la televisión por encima de los actores profesionales formados en el teatro.

Pero un elemento que no está en discusión es que la mayoría de los espectadores dominicanos prefieren ir a reír al cine. No importa cuál figura de primer orden, dominicana o extranjera, esté en el elenco de un drama o una película de acción nacional, las predilectas por el público son las películas de humor. Eso es lo que muestran cifras como las que alcanza el nuevo filme Mi suegra y yo, que en tan sólo cuatro días atrajo a las salas de cine a más de 50 mil personas, según reveló el director y actor Roberto Ángel Salcedo. Así inicia el nuevo año en una industria que concluyó el 2015 mostrando sus mejores números en taquilla con la historia de humor que protagonizaron Raymond Pozo y Miguel Céspedes, Tubérculo gourmet, la cual sobrepasó los 400 mil espectadores y recaudaciones generales que rondan los 70 millones de pesos. Números envidiables.

Estos últimos largometrajes han tenido la misma suerte que la comedia de 2013, Profe por accidente, que alcanzó 340,698 visitas en las salas de cine del país, con una recaudación en boletería de 52.6 millones de pesos, y Vamos de robo (2014), que fue vista por 367,840 espectadores, logrando una recaudación de RD$60.7 millones, de acuerdo a cifras de la Dirección General de Cine (DGCINE). Ambas producciones fueron dirigidas por Roberto Ángel Salcedo. 

Pero esta hegemonía de las comedias en la taquilla viene dándose en una industria cinematográfica nacional de más diversidad que en años anteriores, como lo reflejaron los estrenos de 2015, con cintas de drama y acción como Oro y polvo, Ladrones, Del color de la noche, Una breve historia de amor, Bestia de cardo, Detective Willy, La Gunguna, Pueto Pa’mí y Algún lugar, por citar solo algunas. 

Mientras todo esto ocurre, los que viven de las películas de humor siguen defendiendo sus creaciones y riendo con el favor del público.  

Comparte tus comentarios con nosotros y tus amigos desde nuestra página en facebook BUREORD
comments powered by Disqus

Más Artículos